Cultiva tu Tienda Online y mejora la cosecha.

Si tienes una Tienda Online y los resultados no son positivos es necesario realizar una autocrítica y planificar algunos cambios. En este artículo te ofrecemos unos consejos para que puedas mejorar la cosecha.

plan-basic

1.- Todo empieza por el dominio. ¿Es tu dominio fácil de recordar y escribir?

Reflexiona si el dominio es el adecuado. Un buen dominio tiene que ser fácil de recordar y ofrecer una información directa, corta y clara sobre tu empresa. El nombre del dominio es algo muy importante. Piensa que es el elemento a través del cual todos tus clientes realizan la entrada en tu tienda.

No hay ningún problema en tener varios dominios redireccionados hacia tu proyecto. Las empresas de éxito en Internet compran las extensiones más populares y los nombres similares a su marca que los usuarios pueden escribir incorrectamente en el navegador, para evitar las pérdidas de visitas.

2.- La imagen profesional del correo electrónico.

Evita el uso de correos comerciales con e-mails de servicios gratuitos. Utilizar el correo electrónico vinculado a tu nombre de dominio aumenta la confianza del cliente y ofrece una imagen más profesional.

Enviar correos comerciales no solicitados es una práctica muy frecuente y negativa. Evita el spam que afectará negativamente a la imagen de tu empresa. Organiza tus correos comerciales solicitando la suscripción voluntaria de tus clientes o visitantes a un boletín informativo semanal o mensual y trabaja para que estos correos ofrezcan contenido interesante junto a un resumen de novedades y promociones.

3.- Una imagen vale más que mil palabras

Repasa todas las fotografías de tus productos. Cambia de forma urgente todas las fotos mediocres por imágenes de la máxima calidad posible. La fotografía de un producto es uno de los elementos más importantes para que los clientes decidan comprar. Amplía la información con más fotografías relacionadas con el producto, sobre instrucciones de manejo, el producto en uso, distintos ángulos, colores, etc. Cuando un cliente se encuentra decidiendo sobre la compra de un producto agradece mucho esta información adicional. Unas buenas fotos también mejoran la imagen de tu empresa y aumentan la confianza.

4.- Sobre los textos…no todo vale.

Si creaste el contenido de tu tienda de cualquier manera será necesario que revises todos los textos. Elimina cuanto antes todos los textos copiados y cámbialo por contenido original que presente la información de tus productos de forma clara y objetiva. Evita textos monótonos y excesivamente técnicos.

Recuerda que el contenido copiado (aunque tengas la autorización de las fuentes) penaliza el posicionamiento en los buscadores y puede ser un motivo importante del fracaso en los resultados.

5.- Contacto rápido, fácil, visible y en varios canales.

Tus clientes o visitantes necesitan encontrar la información de contacto completa (dirección, teléfono, correo electrónico y redes sociales) fácilmente. Ofrece ésta información en todas las páginas de la tienda. Puedes mejorar el contacto en la web instalando un chat de atención al cliente y realiza un seguimiento de todas las operaciones para que los clientes estén informados siempre sobre sus compras, reclamaciones o gestiones.

En relación al trato que se ofrece a los clientes evita los errores fatales, como no atender al teléfono, o no atender adecuadamente, no responder correos electrónicos y no solucionar los problemas.

6.- No descuides la seguridad de tu tienda online.

A los clientes les preocupa la seguridad sobre la información que envían, especialmente en el proceso de compra (dirección completa, número de tarjeta de crédito, etc) y demostrar que atiendes correctamente los datos personales genera la confianza necesaria para que finalmente la venta se produzca. Ofrece zonas seguras para el envío de datos y métodos de pago conocidos.

7.- El proceso de compra en dos clics.

Explica en voz alta de forma rápida cómo se compra en tu tienda. Si no eres capaz de explicarlo revisa el proceso para hacerlo más sencillo y fácil de entender. Cuando termines revísalo otra vez. El proceso de compra, carrito, formularios, métodos de pago, correos de confirmación y la atención postventa, son elementos muy importantes para poder cerrar ventas y mejorar tus resultados. Revísalos una y otra vez.

8.- Hazlo todo fácil.

Ofrece herramientas de búsqueda de productos, por categorías y subcategorías y que, una vez encontrado lo que se busca, añadirlo al carro sea muy sencillo. Estamos seguros que conoces bien tu tienda pero es posible que tus clientes tengan dificultades que desconoces. Piensa como el cliente. Realiza pruebas con familiares o amigos y observa sus sensaciones y reacciones. Todo debe ser fácil para evitar el fracaso en el proceso de compra.

Nunca obligues al cliente hacia tus métodos de pago. Oblígate tú hacia sus posibilidades. Ofrece diversas formas de pago e incluye las más populares, como PayPal, tarjeta y transferencia.

9.- Sin visitas no hay ventas. ¿Cómo mejorar el tráfico?

Cuando creas que has terminado la fase de construcción y publicación del contenido, sin olvidar el mantenimiento, diseña un plan para generar tráfico. Estudia cómo mejorar el posicionamiento de tu tienda en los buscadores, especialmente en Google. Abre un canal en YouTube y publica vídeos incluyendo enlaces en la descripción del vídeo hacia zonas de conversión de tu tienda. Por ejemplo, en un proyecto de cocina puedes realizar vídeos caseros (de calidad), sobre cómo realizar una determinada receta, incluyendo en la descripción del vídeo enlaces a la zona donde los visitantes pueden comprar los ingredientes utilizados en el vídeo.

Fomenta la comunicación de forma correcta en las redes sociales más conocidas, como Facebook, Twitter y Google Plus. Publica fotografías originales de tus productos o actividades en Instagram y en definitiva trabaja intensamente todo aquello que pueda generar tráfico hacia tu web.

Offline o fuera de Internet también puedes conseguir tráfico, incluyendo la dirección de tu web en tu vehículo, en la ropa de trabajo, en tus cartas de papel o tarjetas de visita, en tus anuncios tradicionales. Aunque es algo evidente es muy frecuente que estas posibilidades no se utilicen.

10.- Call-to-Action. ¿Cómo provocar acciones?

A través de palabras, frases o gráficos estudia cómo conseguir que el usuario realice acciones determinadas, ya sea hacer click en un enlace o botón, rellenar un formulario o visitar una zona de conversión. Debemos incluir llamadas a la acción que exprese claramente la acción que deseamos que el usuario realice. Por ejemplo, si queremos que el usuario haga clic en un botón para que visite una zona de conversión donde puede participar en un sorteo promocional, utiliza una frase como “¡Participa ahora!” o “Consigue tu premio”.

Estudia cómo modular el tráfico para aumentar las conversiones. No dejes que tus visitantes tengan que adivinar las cosas. Tú lo tienes claro, pero ellos no. Todos los elementos publicados tienen que tener un objetivo y una funcionalidad. Si alguno no lo cumple, debes modificarlo, sustituirlo o eliminarlo .

11.- Analizar para mejorar.

¿Cuántos visitantes entraron en tu web el mes pasado? Si desconoces la respuesta cómo vas ha saber si el número aumenta o disminuye con el tiempo.

Es posible que necesites mejorar el estudio del análisis de tu web. Consigue los datos en tu proveedor de hosting o en un servicio especializado como Google Analytics. Con éstos datos podrás mejorar el mantenimiento y realizar los cambios necesarios. Por ejemplo, es posible conocer que en los últimos meses aumentaron de forma destacada las visitas desde dispositivos móviles. Con esta información puedes adaptar tu web a éstos dispositivos, ofreciendo aplicaciones y o contenido dedicado. Si tu tienda no está optimizada para smartphones, estás perdiendo ventas.

12.- La paciencia es necesaria para llegar al éxito.

Mejorar y mejorar a lo largo del tiempo. Personalmente comparo con frecuencia el trabajo en la web con un cultivo. Es necesario sembrar, regar, quitar las malas hierbas, abonar, cuidar, esperar, volver a regar una y otra vez y volver a esperar. Si todo se realiza correctamente se llega finalmente a la cosecha. Como si de un cultivo se tratara, puedes ir mejorando tu tienda online poco a poco y con el tiempo también llegarás a la cosecha.

Si aún no has empezado y estás interesado en crear tu tienda online, existen plataformas para crear tu proyecto en Internet de forma adecuada. Éstas plataformas como PrestaShop o plugins Woocommerce-WordPress, te permiten una gestión profesional relativamente sencilla a través de un panel de control en el que puedes realizar la construcción y el mantenimiento de tu proyecto de comercio electrónico sin que sea necesario disponer de conocimientos de programación web.

En 3w2 tienes disponibles éstas aplicaciones autoinstalables para que puedas crear tu tienda virtual fácilmente.  En nuestra tienda puedes adquirir todo lo que necesitas. Si tienes dudas contacta y te ayudaremos.

Autor:  Pep García.  Contacto:   +Google   Face   Twitter