Mi decisión – Trabajar en Internet

Trabajar en Internet ha sido la mejor decisión que he tomado y el por qué, ahora te lo explico.

“No te preocupes por los fracasos, preocúpate por las posibilidades que pierdes cuando ni siquiera lo intentas” (Jack Canfield)

Me ha parecido una buena frase para comenzar este post ya que a estas alturas de mi vida y tras haber intentado múltiples proyectos, se que las posibilidades existen.

Algunos piensan que estar trabajando desde casa en un ordenador es equivalente a no dar el huevo. Pues bien, nada más lejos de la realidad, es duro estar sentado en una silla durante horas y además conseguir que la creatividad asome para desarrollar los trabajos en Internet. Algo especialmente difícil cuando la monotonía puede llegar a ser causa de frustración.

Es necesario pensar y volver a pensar lo que vas a publicar, leerlo cuantas veces sea necesario para evitar faltas de ortografía o fallos de expresión y asegurarnos que antes de enviarlo eso es justo lo que quieres comunicar y sin cargas emocionales de las que después te puedas arrepentir.

Es habitual llevar muchas tareas a la vez (los socialmedia sobretodo) ya que en las redes sociales encontramos el sitio ideal para distraernos. Ser disciplinados es lo más importante para no procrastinar y conseguir la mayor concentración posible.

Es un trabajo silencioso pero intenso. No se termina nunca y te obliga a estar pendiente de todas las novedades del mercado en Internet, permitiéndote estar adaptado a la nueva realidad laboral y social.

Voy combinando el trabajo con otras “cosas” que me ayudan a mover el cuerpo y despejar la mente, controlando los tiempos para cada acción que hago en el ordenador.

Me detengo con frecuencia a beber agua (y no tengo la botella en mi escritorio) así me obligo a levantarme de la silla y mover las piernas, lo que me permite aclarar la cabeza para poder continuar.

Personalmente necesito sentirme bien para realizar mi trabajo, la felicidad me proporciona bienestar, favorece mi creatividad y por supuesto mi productividad. Por lo tanto, ocuparme de lo que voy a comer en el día, escuchar música o bromear con mis compañeros se convierte en parte esencial de mi día a día.

Utilizo Chrome como navegador, utilizar sus diferentes extensiones me facilita mucho las cosas, cualquier servicio que Google ofrece es una herramienta imprescindible.

En las redes sociales sigo a personas o marcas que me puedan aportar valor y conocimientos para poder estar al día, no siempre es fácil la adaptación a las nuevas tecnologías, no soy nativa, pero eso no es un inconveniente para adquirir los conocimientos que me permiten estar a la altura en Internet. Si hay alguna cosa que no se hacer siempre puedo encontrar la manera de aprender.

Trato de cuidar mi imagen digital, a veces resulta complicado, las emociones, lo que pienso, es interpretado de diferente manera por quien recibe el mensaje y es un reto diario acertar en las publicaciones en web, Facebook, Twitter y Google+.

Lo importante para mí es encontrar las plataformas adecuadas para publicar. Tener un blog o una web donde pueda comunicar exactamente lo que quiero, como es en el caso de este post. Así no hay posibilidad de malas interpretaciones.

Os animo a hacer lo mismo, el tiempo es valioso para que se lo lleve cualquier acción que queda para siempre, dejando una huella digital que pueda perjudicar la marca personal.

Tengo la suerte de trabajar con personas que de una manera sencilla y buen método me proporcionan aquella información que necesito para el desarrollo en Internet.

“Seducir no es impresionar comunicando de una forma perfecta, sino conmover comunicando de una forma humana” Philippe Turchet

+MartaSola